Encuentros virtuales en vivo: Martes 13 de octubre, 16:30 EST

Tuvimos la primera sesión en español de Octubre y fue una muy bonita experiencia! Fuimos 13 participantes en total representando a Chile, Estados Unidos (NY y NJ), España, México y Argentina. Para algunos de los participantes era la primera vez en estas sesiones!

El texto que elegimos para esta sesión fue un poema de Mario Benedetti, llamado “No te rindas,” publicado a continuación. Dos voluntarias leyeron el texto en voz alta. En esta oportunidad, la conversación giró en torno a varios aspectos, no se centró en uno solo. Por un lado, una participante notó un “tono” propio de una canción, con una estructura que simulaba incluso un estribillo pegadizo. Por otro lado, varios participantes se fijaban y notaban un tono de esperanza, de luz en el poema que incluso lo hacía de sus favoritos. Ideas como que siempre hay una salida, que se puede lograr lo que uno quiere, fueron nombradas más de una vez. Varios sentían que entrega apoyo e invita a continuar en tiempos difíciles. Para otros, el poema tenía su fuerza en la frase “no te rindas porque yo te quiero”, en el sentido de que interpelaba al lector, lo rescata y da fuerza, da sentido a la vida. Sin embargo, aunque fueran todo visiones positivas, todos evitaban hablar de un poema demasiado “positivista”, dado que por un lado el “yo te quiero” interpela al lector, obliga al lector, “a ese Otro”. Por otro lado, para varios fue interesante subrayar que el “yo te quiero” hace vulnerable al autor, que se hace dependiente del lector, generándose una relación de interdependencia entre ambos digna de ser reflexionada, dado que bajo este prisma, el poema se hace más humano que nunca. Qué le pasa a uno si el otro se rinde? Se debilita la relación, se debilita la persona? Otros participantes veían el poema como una arenga a comenzar y recomenzar (así es la vida, sostienen).

La invitación a escribir fue bajo el título “escribe acerca de un momento en que no te rendiste”. Aunque no hubo tiempo para muchas intervenciones, dado lo extenso de la discusión y lectura detallada (close reading) del poema, los participantes que compartieron su texto mostraron, una vez más, un nivel excelso. Por un lado, una participante ahondó más, a la sombra del texto, en la relación de interdependencia entre autor y lector. Otro participante subrayó en su texto que nos necesitamos todo el tiempo, que necesitamos al Otro para no rendirnos… lo que somos, en suma, es porque hay un Otro.

Se alienta a los participantes a compartir lo que escribieron a continuación (“Deja una respuesta”), para mantener la conversación aquí, teniendo en cuenta que el blog, por supuesto, es un espacio público donde no se garantiza la confidencialidad.

Por favor, únase a nosotros para nuestra próxima sesión en español, con fecha por anunciar, con más oportunidades de sesiones en otros idiomas listadas en nuestra página de sesiones grupales virtuales en vivo, así que siguenos en nuestras redes sociales!

¡Esperamos verte pronto!


No Te Rindas | Mario Benedetti

No te rindas, aún estás a tiempo
de alcanzar y comenzar de nuevo,
aceptar tus sombras, enterrar tus miedos,
liberar el lastre, retomar el vuelo.

No te rindas que la vida es eso,
continuar el viaje,
perseguir tus sueños,
destrabar el tiempo,
correr los escombros y destapar el cielo.

No te rindas, por favor no cedas,
aunque el frío queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se esconda y se calle el viento,
aún hay fuego en tu alma,
aún hay vida en tus sueños,
porque la vida es tuya y tuyo también el deseo,
porque lo has querido y porque te quiero.

Porque existe el vino y el amor, es cierto,
porque no hay heridas que no cure el tiempo,
abrir las puertas quitar los cerrojos,
abandonar las murallas que te protegieron.

Vivir la vida y aceptar el reto,
recuperar la risa, ensayar un canto,
bajar la guardia y extender las manos,
desplegar las alas e intentar de nuevo,
celebrar la vida y retomar los cielos.

No te rindas, por favor no cedas,
aunque el frío queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se ponga y se calle el viento,
aún hay fuego en tu alma,
aún hay vida en tus sueños,
porque cada día es un comienzo,
porque esta es la hora y el mejor momento,
porque no estás sola,
porque yo te quiero.

Encuentros virtuales en vivo: Martes 29 de septiembre, 16:30 EST

Tuvimos la segunda sesión en español manteniendo el cambio de día y hora y fue una grata experiencia! Fuimos 9 participantes en total representando a Chile, Estados Unidos, España, Bolivia, Colombia y Argentina. Además, para la mayoría de los participantes era la primera vez que participaban en estas sesiones!   

El texto que elegimos para esta sesión fue un poema de César Vallejo, llamado “Masa,” publicado a continuación. Dos voluntarias leyeron el texto en voz alta. Fue un texto que dio pie a muchas interpretaciones, desde muy diversos puntos de vista, y que posibilitó la participación de varios! Por un lado, generó pena de forma muy visceral en un participante al leerlo, cosa que fue compartida por otros, pero a la vez surgió la idea de que aunque físicamente no esté presente porque esté muerto (o muriéndose), sigue presente en el pensamiento de aquellos que lo recuerdan (surgió un paralelismo con la película Coco de Pixar Studios). De la mano con esta idea alguien observó que el poder de la masa es lo que posibilita que alguien “vuelva” a la vida, o nunca muera del todo. Otra participante se fijó en la estructura romboidal del poema como un todo y en la misma estructura de cada verso (persona-masa-conclusión), lo que motivó a que otro participante leyera el poema en sentido inverso, desde el final hacia el principio, lo que generó mucha sorpresa en el resto, a la vez que un poema que siendo distinto, hacìa tanto sentido como el original. Un elemento que generó bastante discusión fue el principio del último verso cuando se refiere al abrazo al primer hombre… algunos defendían que era el primer hombre que veía al levantarse, otros que aludía al primer hombre que aparece en el texto y se lamenta por su muerte (una relación amorosa), lo que cambiaba sin duda el significado del final de poema. El elemento sobrenatural o metafísico también apareció en la conversación, dado que una de las participantes veía al conjunto de hombres no como personas o seres humanos, sino como almas o representaciones, lo que situaría la acción del poema en otro plano, más allá de este plano terrenal. Otros veían el poema a la luz de la pandemia actual como un relato de duelo, del poder de la muerte inexorable. Por último, alguien se fijó en la paradoja de que el “protagonista muerto” necesita de todos los hombres para levantarse, pero parece que sólo le interesa estar con uno (al que abraza?)…  


Escribir en conjunto: “Escribe acerca de un momento de comunión.” No pudimos compartir muchos escritos, porque se nos hizo corto el tiempo, pero los participantes que compartieron escribieron textos de gran belleza, que generaron paz, y tranquilidad, combinando vida personal y laboral, por ejemplo, recogiendo momentos de gran intimidad y a la vez relatados con mucha naturalidad. Otros dejaban adivinar historias que continuaban más allá de donde estaba escrito y dejaban ganas de seguir leyendo… 

Se alienta a los participantes a compartir lo que escribieron a continuación (“Deja una respuesta”), para mantener la conversación aquí, teniendo en cuenta que el blog, por supuesto, es un espacio público donde no se garantiza la confidencialidad.

¡Cuéntenos más sobre su experiencia en este taller completando esta breve encuesta!

Por favor, únase a nosotros para nuestra próxima sesión en español: martes 13 de octubre a las 16:30 EST, con más veces listadas en inglés en nuestra página de sesiones grupales virtuales en vivo.


Masa | César Vallejo 

Al fin de la batalla,
y muerto el combatiente, vino hacia él un hombre
y le dijo: “¡No mueras, te amo tanto!”
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Se le acercaron dos y repitiéronle:
“¡No nos dejes! ¡Valor! ¡Vuelve a la vida!”
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Acudieron a él veinte, cien, mil, quinientos mil,
clamando “¡Tanto amor y no poder nada contra la muerte!”
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Le rodearon millones de individuos,
con un ruego común: “¡Quédate hermano!”
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Entonces todos los hombres de la tierra
le rodearon; les vio el cadáver triste, emocionado;
incorporóse lentamente,
abrazó al primer hombre; echóse a andar…

Encuentros virtuales en vivo: Martes 15 de septiembre, 16:30 EST

Tuvimos la primera sesión en español de Septiembre y además con cambio de día y hora y fue una muy buena experiencia! Fuimos 12 participantes en total representando a Chile, Estados Unidos, España, Brasil y México. La mayoría había asistido previamente a una o más sesiones, pero igual tuvimos participantes que asistían por primera vez.  

El texto que elegimos para esta sesión fue un poema de Rubén Darío, llamado “Lo Fatal,” publicado a continuación. Dos voluntarias leyeron el texto en voz alta. Desde el principio, el sentimiento más preponderante entre los asistentes fue el de contradicción, donde el texto habla de sentir y no sentir, vivir y morir, el saber y no saber… nadie tenía claridad acerca de qué es lo que el texto quería transmitirnos. Del mismo modo, había versos que generaban impacto en los lectores (“dichoso el que no siente” o “dolor de estar vivo”). Sin embargo, lentamente más ideas fueron surgiendo, como la idea de que el título no parecía estar acorde al contenido del texto, lo que fue subrayado por dos participantes. Otros lectores percibieron que el poema habla de la vida (o de a ausencia de ella) más que de la muerte, lo que cambiaba el foco de una forma relevante. Una participante interpretó la intención del poeta como que prefería vivir en la ignorancia de lo que es la vida, dado que la propia vida le genera mucha angustia (le duele estar vivo, pero le aterra estar muerto). Otro participante recibió el texto como algo que el podría escribir a los 85 años, habiendo vivido un dolor muy grande… en contraposición, otros sostenían que ese tipo de dolor era propio de un momento previo en la vida, como la juventud,… como se ve, el tema del dolor fue recurrente entre los participantes, a todos les transmitía dolor al leer, algunos afirmaron que el poeta escribió estas líneas tras haber sufrido una pérdida muy grande (una muerte, una pena de amor?). Otra emoción que los participantes percibieron en el texto fue la angustia, angustia por no saber, o angustia por no saber lo que no sé, pero la sensación de estar peor si lo sé.

Escribir en conjunto: “Escribe acerca de un momento de incertidumbre.” Varios participantes compartieron sus momentos, y aunque en general fueron escritos “a la sombra del texto original,” lo que transmitieron, a diferencia del texto original, fue paz, belleza, movimiento. Un participante se centró en la certeza de elegir una vida incierta, sin que el saber que la vida fuera incierta le generara discomfort. Otros participantes escribieron respuestas que ahondaban en la relación o diferencia de la incertidumbre y su significado para uno mismo o para los demás, lo que reflejaron algunos en el rol del profesional de salud y lo importante que podría ser reflexionar este texto sobre el rol del médico y la importancia de la certeza (o falta de ella).

Se alienta a los participantes a compartir lo que escribieron a continuación (“Deja una respuesta”), para mantener la conversación aquí, teniendo en cuenta que el blog, por supuesto, es un espacio público donde no se garantiza la confidencialidad.

¡Esperamos verte pronto!

¡Cuéntenos más sobre su experiencia en este taller completando esta breve encuesta!


Lo fatal | Rubén Darío

Dichoso el árbol, que es apenas sensitivo,
y más la piedra dura porque esa ya no siente,
pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo,
ni mayor pesadumbre que la vida consciente.

Ser y no saber nada, y ser sin rumbo cierto,
y el temor de haber sido y un futuro terror…
Y el espanto seguro de estar mañana muerto,
y sufrir por la vida y por la sombra y por

lo que no conocemos y apenas sospechamos,
y la carne que tienta con sus frescos racimos,
y la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos,
¡y no saber adónde vamos,
ni de dónde venimos!…

Encuentros virtuales en vivo: sábado 29 agosto, 14:00 EST

Tuvimos la última sesión en español del mes y nos fue muy bien. Asistieron 13 participantes en total representando a Chile, Estados Unidos, España, Brasil y Argentina. Como viene siendo habitual, tuvimos una buena combinación de “veteranos y noveles.”

La obra que elegimos para esta sesión fue un poema del chileno Pablo Neruda, llamado “Muere lentamente,” publicado a continuación. Dos voluntarias leyeron el texto en voz alta. Desde el principio, hubo gente que se mostró incómoda con el texto, puesto que habla de la muerte, y además algunos lo leyeron como una admonición, como una suerte de “reprimenda” a los que no hacen lo que dice el texto que hay que hacer “para no morir” (se vería más como una orden en vez de una sugerencia). Otra participante señaló explícitamente una idea con la que todos se identificaron en estos tiempos de pandemia: convertirse en esclavos del hábito, haciendo todos los días lo mismo. Conceptos como estos llevaban a darle una interpretación “oscura” al texto, como que el lector estuviera obligado a cambiar si es que no hacía algo de lo que decía el texto. Sin embargo, otra participante no lo entendió como algo impositivo, sino como una metáfora, donde acciones como leer, escuchar música, eran equivalentes a otras como tejer, nadar, o practicar algún deporte; serían como consejos de alguien querido para poder disfrutar mejor de la vida. A otra participante le llamó mucho la atención lo “lento” del morir… en contraposición a lo rápido del vivir? Es morir lentamente una agonía? Puso de relieve y generó un intercambio acerca de lo subjetivo del tiempo.

Asimismo, fue interesante el detalle que pesquisó otra participante de lo impersonal de casi todos los versos, excepto los últimos, donde se ve un tono mucho más imperativo, y dirigido al lector. Algo que sobrevoló toda la conversación fue la sensación de que el poema no era “nerudiano,” no parecía un texto propio del poeta, sino escrito por otra persona, lo que generó cierta controversia. Finalmente, algo sobre lo que todos los participantes estuvieron de acuerdo fue en que no existe una sola receta para ser feliz.

Escribir en conjunto: “Escribe acerca de un momento en que te sintieras vivo.” Varios participantes compartieron sus momentos, algunos “a la sombra del texto original,” y otros “desmarcándose” del texto, en formas muy creativas, lo que generó un rico intercambio entre los participantes. Sin embargo, a pesar de esta mezcla de resultados, todos fueron explícitos en demostrar la vida que recorría sus venas, ya fuera expresando, casi exclamando, lo viva que se sentía la autora, en otro aporte, una participante puso en contraposición los conceptos de vida y muerte, y lo necesario que son el uno para el otro (no se entenderían sin el otro). Otra participante puso de manifiesto el concepto de “vida en paréntesis,” y por último, y como colofón a la sesión, una participante afirmó en su escrito que “se sentía tan viva que la muerte la aterraba,” lo que generó multitud de comentarios.

Se alienta a los participantes a compartir lo que escribieron a continuación (“Deja una respuesta”), para mantener la conversación aquí, teniendo en cuenta que el blog, por supuesto, es un espacio público donde no se garantiza la confidencialidad.

Por favor, únase a nosotros para nuestra próxima sesión en español: Martes, 15 de septiembre a las 4:30 pm EDT, con más oportunidades de sesiones en otros idiomas listadas en nuestra página de sesiones grupales virtuales en vivo.

¡Esperamos verte pronto!

¡Cuéntenos más sobre su experiencia en este taller completando esta breve encuesta!


Muere Lentamente (Pablo Neruda)

Muere lentamente quien no viaja,
quien no lee, quien no escucha música,
quien no halla encanto en si mismo.

Muere lentamente quien destruye su amor propio,
quien no se deja ayudar.

Muere lentamente quien se transforma en esclavo del habito,
repitiendo todos los días los mismos senderos,
quien no cambia de rutina,
no se arriesga a vestir un nuevo color
o no conversa con desconocidos.

Muere lentamente quien evita una pasión
Y su remolino de emociones,
Aquellas que rescatan el brillo en los ojos
y los corazones decaidos.

Muere lentamente quien no cambia de vida cuando está insatisfecho con su trabajo o su amor,
Quien no arriesga lo seguro por lo incierto
para ir detrás de un sueño,
quien no se permite al menos una vez en la vida huir de los consejos sensatos…
¡Vive hoy! - ¡Haz hoy!
¡Ariesga hoy!¡No te dejes morir lentamente!
¡No te olvides de ser feliz!


Encuentros virtuales en vivo: sábado 15 agosto, 14:00 EST

Tuvimos otra sesión en español y nos fue muy bien. Atendieron 16 participantes en total representando Chile, Estados Unidos, Brasil y Argentina. Tuvimos una buena mezcla de participantes por primera vez y participantes en su 3era o 4ta sesión.

La obra que elegimos para esta sesión se llama “Seis Aforismos”, de la filósofa española Azahara Alonso, publicada a continuación. Dos voluntarias leyeron este corto texto en voz alta. Rápidamente varios participantes manifestaron que no sabían lo que es un aforismo, lo cual una vez resuelto provocó numerosas observaciones, acerca de la musicalidad de las oraciones que lo componen, por ejemplo, que se veía “rota” por el último aforismo, con un tono más sombrío y que alejaba un tono “rosado” que se percibía. Otro comentario iba dirigido a la sensación de equilibrio que había dentro de determinados aforismos, y entre los aforismos. Otro participante se preguntó si los aforismos debieran ser equilibrados, lo cual fue negado rotundamente por el resto. Sin embargo, surgieron otros comentarios que iban en la línea de los “binarios”,tanto opuestos como interno / externo, jaulas / ventanas, y similares como pasión / isla (aislante). Hubo también consenso en que el sexto aforismo suponía una “rotura” respecto al tono de los aforismos previos. Las dos observaciones que más respuestas generaron, sin embargo, fueron acerca del primer aforismo, que un participante interpretó como una ecuación matemática (que incluso resolvió!), y otra participante que manifestó que no creía en los aforismos, puesto que los aforismos son considerados verdaderos, y para ella los aforismos no representan verdades absolutas, y no se pueden aplicar a todos, dado que por ejemplo, en su experiencia puede haber madres con actitudes violentas hacia sus hijos, lo que va en contra del adjetivo “dulce” del cuarto aforismo. Sin embargo, esa afirmación (“Los aforismos no son verdades en sí mismos”) podría ser interpretado como un aforismo, lo que generó una animada conversación entre el resto de participantes.

Escribir en conjunto: “Escribe el séptimo aforismo”. Varios participantes compartieron sus aforismos, algunos “a la sombra del texto original”, generándose un rico intercambio entre los participantes. Un tema recurrente en los escritos de varios participantes fue el concepto de “verdad”, y el escrito que más discusión generó, hacía mención al aforismo que a su vez fue el más nombrado en la conversación previa, acerca de las características de una madre y su semejanza (o no) con dios (o Dios?). Hubo consenso en que los aforismos y frases (“dichos”) sobre los que se conversó ean muy relevantes en relación al contexto en que estamos viviendo. En general quedó la sensación de que los aforismos aportados por los participantes gustaron al menos lo mismo que los de la autora.

Se alienta a los participantes a compartir lo que escribieron a continuación (“Deja una respuesta”), para mantener la conversación aquí, teniendo en cuenta que el blog, por supuesto, es un espacio público donde no se garantiza la confidencialidad.

Por favor, únase a nosotros para nuestra próxima sesión en español: Sábado, 29 de agosto a las 2 pm EST, con más oportunidades de sesiones en otros idiomas listadas en nuestra página de sesiones grupales virtuales en vivo.

¡Esperamos verte pronto!

¡Cuéntenos más sobre su experiencia en este taller completando esta breve encuesta!


SEIS AFORISMOS (Azahara Alonso)

La dicha es un destino. Todo lo fatal es instantáneo.

* ​ ​

La esperanza es extranjera.

*

En nuestra jaula se pueden abrir las ventanas.

*

Lo más parecido a un dios es la voz de una madre: sobrenatural y dulce.

*

Toda pasión es una isla.

*

Lo malo del estado de bienestar son los vecinos.


Encuentros virtuales en vivo: sábado 1 agosto, 14:00 EST

¡Tuvimos otra sesión en español y nos fue muy bien. Atendieron 16 participantes en total representando Chile, España, Estados Unidos, y Argentina. Varios asistían a estas sesiones por primera vez.

Nuestro texto fue “Entre ir y quedarse” de Octavio Paz, publicado a continuación. Dos voluntarios leyeron el poema en voz alta. Desde el principio, los comentarios de varios de los participantes se dirigían a subrayar una musicalidad del texto, un movimiento pendular, que generaba sensación de vaivén y de paz. El autor se nota “en paz” a la hora de escribir el texto. Mientras que unos participantes hablan del existencialismo que genera la lectura del texto, otros perciben el texto como una descripción onírica, un mundo de ensueño. En la misma línea, otro participante se refirió, dentro de esta musicalidad a la que se aludía, a la regularidad, al ritmo, sobre todo en relación al latido de sangre, lo cual puede ser algo muy deseable para los que tienen arritmias, por ejemplo, cuyo corazón se define por la irregularidad. Una participante hizo notar que el texto iba describiendo desde lo más externo a lo más interno del ser humano, como un embudo, rodeado de los mismos verbos, ir y quedarse, pero con distinta entonación e intención. Otro participante se identificó mucho con el concepto de pausa que aparece en el texto, como un lugar de refugio afuera del cual pasa el tiempo. Del mismo modo, otra participante identificó esta pausa con un sentido de inmortalidad, dado que el tiempo está detenido mientras dure esta pausa. Por último, esta pausa supuso para otro de los participantes la solución al problema que plantea el texto, de la duda entre ir y quedarse: la pausa lo solucionaría todo.

Escribir en conjunto: “Escribe acerca de un momento en pausa”. Varios participantes compartieron sus escritos, inspirando una muy nutrida variedad de respuestas del resto de los participantes. Las respuestas fueron variadas, pero casi todos los textos fueron “en la sombra del texto original”. Una respuesta fue una reinterpretación del texto, muy a la sombra del texto original, pero con una intensidad mayor, haciendo énfasis en lo irrefutable del tiempo. Una de las participantes describió una pausa enmarcada en un momento de gran tensión que se vivió como algo casi eterno, manteniendo en vilo a los otros oyentes. Por último, una participante entregó su texto desde un punto de vista de profesional de la salud, manifestándose en paz y tranquila sin sentirse indispensable, en un raro momento de pausa durante esta pandemia.

Se alienta a los participantes a compartir lo que escribieron a continuación (“Deja una respuesta”), para mantener la conversación aquí, teniendo en cuenta que el blog, por supuesto, es un espacio público donde no se garantiza la confidencialidad.

Por favor, únase a nosotros para nuestra próxima sesión en español: Sábado, 15 de agosto a las 2 pm EST, con más oportunidades de sesiones en otros idiomas listadas en nuestra página de sesiones grupales virtuales en vivo.

¡Esperamos verte pronto!


“Entre ir y quedarse” 
de Octavio Paz

Entre irse y quedarse duda el día,
enamorado de su transparencia.

La tarde circular es ya bahía:
en su quieto vaivén se mece el mundo.

Todo es visible y todo es elusivo,
todo está cerca y todo es intocable.

Los papeles, el libro, el vaso, el lápiz
reposan a la sombra de sus nombres.

Latir del tiempo que en mi sien repite
la misma terca sílaba de sangre.

La luz hace del muro indiferente
un espectral teatro de reflejos.

En el centro de un ojo me descubro;
no me mira, me miro en su mirada.

Se disipa el instante. Sin moverme,
yo me quedo y me voy: soy una pausa.

Encuentros virtuales en vivo: sábado 18 julio, 14:00 EST

¡Gracias por unirse a nuestra sesión hoy!

Nuestro texto fue “Al borde de Gloria Fuertes, publicado a continuación.

Vamos a escribir: “Escribe acerca de estar al borde.”

Se alienta a los participantes a compartir lo que escribieron a continuación (“Deja una respuesta”), para mantener la conversación aquí, teniendo en cuenta que el blog, por supuesto, es un espacio público donde no se garantiza la confidencialidad.

¡Cuéntenos más sobre su experiencia en este taller completando esta breve encuesta!

Por favor, únase a nosotros para nuestra próxima sesión en español: Sábado, 1 de agosto a las 2 pm EST, con más veces listadas en inglés en nuestra página de sesiones grupales virtuales en vivo.


Al borde - Gloria Fuertes

Soy alta;
en la guerra
llegué a pesar cuarenta kilos.
He estado al borde de la tuberculosis,
al borde de la cárcel,
al borde de la amistad,
al borde del arte,
al borde del suicidio,
al borde de la misericordia,
al borde de la envidia,
al borde de la fama,
al borde del amor,
al borde de la playa,
y, poco a poco, me fue dando sueño,
y aquí estoy durmiendo al borde,
al borde de despertar.

Encuentros virtuales en vivo: sábado 27 junio, 14:00 EST

Tuvimos nuestra segunda sesión en español resultó muy enriquecedora! Atendieron 20 participantes en total, representando a estados locales (incluyendo NJ y NY) y otros países (incluyendo Chile, España, Argentina, Uruguay, Reino Unido y República Dominicana). Para varios de los participantes éste era su primer acercamiento a la Medicina Narrativa.

Nuestro texto fue “Alma Ausente” de Federico García Lorca, publicado a continuación. Dos lectores leyeron el poema en voz alta. La conversación alrededor del poema fue muy filosófica y diversa, para algunos el poema reflejaba “presencia” a pesar de su título. Para otros, el poema fue entendido como una auténtica “oda a la muerte,” en que el objeto del poema, no es una persona, sino la propia muerte. La muerte siguió siendo parte importante de la conversación, pues a varios les permitió reflexionar acerca de lo mucho que se evita hablar de la muerte hoy en día, en contraposición a la idea de que la muerte es parte de la vida, y que algunos reforzaron con la idea de que “estoy feliz de lo que me dejaste.”

Al mirar más detalladamente el poema, varios notaron que las primeras estrofas relacionaban la muerte con el olvido, como una queja, mientras que las últimas la mostrarían como un “regalo.” A raiz de esto, varios participantes vieron el poema como un equilibrio entre distintos aspectos o matices de la muerte. Sin embargo, para otros, el poema presentaba cierto desequilibrio, siendo más predominantes los aspectos más negativos de la muerte. Un participante pudo “leer” a lo largo del poema distintas etapas del duelo, desde la depresión a la aceptación.

Al preguntar por los “ánimos” presentes en el texto, algunos participantes reconocieron la pena, mientras que otros se vieron más movidos por la amargura e incluso la dureza. Algunos reconocieron que el poema había sido hermético para ellos, y que sólo la participación de otros fue lo que posibilitó el “abrir” el poema para ellos.   

De este modo, propusimos para la escritura “Escribe un ‘canto’ de la muerte.” Varios participantes compartieron sus escritos, inspirando una rica variedad de respuestas de los oyentes. En general, los textos fueron escritos “a la sombra del texto original,” lo que generó un ambiente de continuidad con la conversación previa. La muerte fue representada como algo inevitable y necesario, sin la que se hace más difícil valorar la vida. Una de las participantes escribió una auténtica oda a la muerte, en que se presenta a la muerte como una entidad que está cumpliendo su trabajo, pero sin que necesariamente lo disfrute, al contrario, pareciendo que “sufre” al hacer su trabajo. Otro participante escribió en su texto que la muerte es alguien a quien le encantaría conocer, lo que sin duda generó varios comentarios y reflexiones. En general, la visión de la muerte que salió representada en los textos fue muy positiva, en contraposición al tono general del poema de Lorca. ¡Sin duda, se hizo corto el tiempo!  

Se alienta a los participantes a compartir lo que escribieron a continuación (“Deja una respuesta”), para mantener la conversación aquí, teniendo en cuenta que el blog, por supuesto, es un espacio público donde no se garantiza la confidencialidad.

Por favor, únase a nosotros para nuestra próxima sesión en español: Sábado, 18 de julio a las 2 pm EST, con más veces listadas en inglés en nuestra página de sesiones grupales virtuales en vivo.

Se alienta a los participantes a compartir lo que escribieron a continuación (“Deja una respuesta”), para mantener la conversación aquí, teniendo en cuenta que el blog, por supuesto, es un espacio público donde no se garantiza la confidencialidad.

¡Esperamos verte pronto!


Alma Ausente
de Federico García Lorca

No te conoce el toro ni la higuera,
ni caballos ni hormigas de tu casa.
No te conoce el niño ni la tarde
porque te has muerto para siempre.

No te conoce el lomo de la piedra,
ni el raso negro donde te destrozas.
No te conoce tu recuerdo mudo
porque te has muerto para siempre.

El otoño vendrá con caracolas,
uva de niebla y montes agrupados,
pero nadie querrá mirar tus ojos
porque te has muerto para siempre.

Porque te has muerto para siempre,
como todos los muertos de la Tierra,
como todos los muertos que se olvidan
en un montón de perros apagados.

No te conoce nadie. No. Pero yo te canto.
Yo canto para luego tu perfil y tu gracia.
La madurez insigne de tu conocimiento.
Tu apetencia de muerte y el gusto de su boca.
La tristeza que tuvo tu valiente alegría.

Tardará mucho tiempo en nacer, si es que nace, 
un andaluz tan claro, tan rico de aventura.
Yo canto su elegancia con palabras que gimen 
y recuerdo una brisa triste por los olivos.

Encuentros virtuales en vivo: sábado 13 junio, 14:00 EST

¡Tuvimos nuestra primera sesión en español y nos fue muy bien. Atendieron 24 participantes en total, representando a estados locales (incluyendo PA, NJ, NY, MA) e países internacionales (incluyendo Chile, España, México, y la República Dominicana).

Nuestro texto fue “Muchos Somos” de Pablo Neruda, publicado a continuación. Dos lectores leyeron el poema en voz alta. Muchos participantes notaron que el narrador de este poema anhela ser alguien mejor, otra persona, pero nunca lo logra. Otra participante comentó que el narrador quiere diseñarse la geografía de si mismo, y aunque no lo logra, al menos lo intenta. La discusión nos llevó a la frustración y envidia que se nota en el poema. Esos sentimientos son universales. Estamos tratando de ser una persona en el trabajo, otra en la casa, y aun otra con nuestras amistades, etc. Nos ponemos diferentes caretas/caras/roles dependiendo de lo que estamos haciendo. Pero aunque trates de compartimentar tu vida, no es posible, dijo una participante. Las personas nos ven como nos quieran ver; no tenemos control sobre eso. También entra la presión social o lo que se espera de nosotros y eso limita la expresión de nuestra realidad. Fue un intercambio muy fascinante, y casi no termina para empezar la parte donde escribimos en conjunto.

Escribir en unión: Escribe sobre la persona que anhelas ser.” Seis participantes compartieron sus escritos, inspirando una rica variedad de respuestas de los oyentes.  Las respuestas fueron variadas, tanto en el tiempo narrativo, como el tema. A veces la acción de lo escrito transcurría en el presente, lo cual generó la observación de que el anhelo es algo condicional (querría / quisiera ser) en vez del presente (quiero ser). Por otro lado, algunos participantes vertieron sus experiencias como profesionales de la salud, a veces contrapuesto a sus otras dimensiones personales. En un par de oportunidades lo escrito abordó el lado más humano y personal, alejado de otras dimensiones. Hubo además comentarios y observaciones muy detalladas que generaron un buen intercambio. Sin duda, se hizo corto el tiempo!

Se alienta a los participantes a compartir lo que escribieron a continuación (“Deja una respuesta”), para mantener la conversación aquí, teniendo en cuenta que el blog, por supuesto, es un espacio público donde no se garantiza la confidencialidad.

Por favor, únase a nosotros para nuestra próxima sesión en español: Sábado, 27 de junio a las 2 pm EST, con más veces listadas en inglés en nuestra página de sesiones grupales virtuales en vivo.

¡Esperamos verte pronto!


MUCHOS SOMOS
Pablo Neruda

DE tantos hombres que soy, que somos,
no puedo encontrar a ninguno:
se me pierden bajo la ropa,
se fueron a otra ciudad.

Cuando todo está preparado
para mostrarme inteligente
el tonto que llevo escondido
se toma la palabra en mi boca.

Otras veces me duermo en medio
de la sociedad distinguida
y cuando busco en mí al valiente,
un cobarde que no conozco
corre a tomar con mi esqueleto
mil deliciosas precauciones.

Cuando arde una casa estimada
en vez del bombero que llamo
se precipita el incendiario
y ése soy yo. No tengo arreglo.
Qué debo hacer para escogerme?

Cómo puedo rehabilitarme?
Todos los libros que leo
celebran héroes refulgentes
siempre seguros de sí mismos:
me muero de envidia por ellos,
en los filmes de vientos y balas
me quedo envidiando al jinete,
me quedo admirando al caballo.


Pero cuando pido al intrépido
me sale el viejo perezoso,
y así yo no sé quién soy,
no sé cuántos soy o seremos.
Me gustaría tocar un timbre
y sacar el mí verdadero
porque si yo me necesito
no debo desaparecerme.

Mientras escribo estoy ausente
y cuando vuelvo ya he partido:
voy a ver si a las otras gentes
les pasa lo que a mí me pasa,
si son tantos como soy yo,
si se parecen a sí mismos
y cuando lo haya averiguado
voy a aprender tan bien las cosas
que para explicar mis problemas
les hablaré de geografía.