Encuentros virtuales en vivo: Sábado 4 de septiembre, 13:00 EST (17:00 UTC)

El texto elegido fue “MÚSICA” por Ana María Matute

Después de las instrucciones habituales sobre cómo funciona el taller, invitamos a los participantes a enfocarse en cualquier palabra, verso, imagen, o en la misma forma del poema que les llamara la atención y les evocara pensamientos y sensaciones que quisieran compartir. La estructura ambivalente del poema tuvo un gran efecto en los participantes.

Después de este intercambio, escribimos por cinco minutos según la consigna en base al poema. La consigna fue “Escribe sobre un momento en que inesperadamente descrubriste un secreto”.

Ahora, alentamos a los participantes que si así lo desean, escriban nuevas ideas, o otros textos en el sitio web de las sesiones en español a continuación … Pero, antes de escribir, les recordamos que el blog es un espacio público donde, por supuesto, no se garantiza la confidencialidad.

Por favor, únase a nosotros en nuestra próxima sesión en español: El sábado 25 de septiembre a las 13 hrs. o a la 1 pm EST (hora de Nueva York). También, ofrecemos sesiones en inglés. Ve a  nuestra página de sesiones grupales virtuales en vivo.

¡Gracias y hasta la próxima!


"MÚSICA" por Ana María Matute

Las dos hijas del Gran Compositor -seis y siete años- 
estaban acostumbradas al silencio. En la casa no debía 
oírse ni un ruido, porque papá trabajaba. Andaban de 
puntillas, en zapatillas, y sólo a ráfagas, el silencio se 
rompía con las notas del piano de papá.
Y otra vez silencio.
Un día, la puerta del estudio quedó mal cerrada, y la 
más pequeña de las niñas se acercó sigilosamente a la 
endija; pudo ver cómo papá, a ratos, se inclinaba sobre 
un papel, y anotaba lago.
La niña más pequeña corrió entonces en busca de su 
hermana mayor. Y gritó, gritó por primera vez en tanto 
silencio:
-¡La música de papá, no te la creas...! ¡Se la inventa!
 

Encuentros virtuales en vivo: Sábado 14 de AGOSTO, 13:00 EST (17:00 UTC)

Asistieron seis participantes representando los países de Argentina, Colombia, España, Uruguay y Estados Unidos. Dos participantes más se unieron al final de la sesión, pero lamentablemente ya estábamos terminando con los comentarios sobre los textos escritos por los participantes. El texto elegido fue “Accidentes Nocturnos” de la poetisa uruguaya Ida Vitale.

Después de las instrucciones habituales sobre cómo funciona el taller, invitamos a los participantes a enfocarse en cualquier palabra, verso, imagen, o en la misma forma del poema que les llamara la atención y les evocara pensamientos y sensaciones que quisieran compartir. La estructura ambivalente del poema tuvo un gran efecto en los participantes.

Uno de los elementos que les llamó la atención a todos los participantes fue el uso de la sintaxis y la puntuación. Por ejemplo, los participantes se preguntaron quién era realmente el sujeto de algunos verbos, como en la oración “Juega a acertar las sílabas precisas”. ¿El sujeto se refería al lector/oyente (en la forma del imperativo) o a otro referente citado anteriormente en el texto (en la forma del presente del indicativo)? Este uso de la sintaxis sorprendió a los participantes, pero a su vez les permitió hacer diferentes lecturas y aceptar, sin embargo, la posibilidad de que las dos interpretaciones pudieran existir simultáneamente. Otros participantes observaron la estructura simétrica del poema: la primera parte hacía referencia a las rumiaciones nocturnas que pueden poblar nuestra mente e impedirnos conciliar un sueño reparador (representada en las imágenes de  “las palabras minuciosas”, “el aguacero”, “el viento y los árboles”) y la segunda parte  hacía referencia a aquellos recursos como la música (ya sea en un sentido literal o metafórico) que pueden “salvarnos” del insomnio. Otra participante observó el uso de la aliteración (repetición de un mismo sonido al comienzo de palabra) del sonido /s/ en los primeros versos del poema, en un intento de reproducir la onomatopeya “shh” la cual es usada (culturalmente) para acunar a un niño. Otros participantes apreciaron la cotidianidad del poema refiriéndose a este como un poema que trata un tema de la vida diaria, como el acto de dormir y descansar y su importancia para la salud en general en una sociedad estresada. Y otros se deleitaron con las representaciones metafóricas que pueden tener los artefactos que usamos para dormir, como por ejemplo las almohadas, comparadas con un delfín. La discusión fue muy rica y puso de manifiesto la capacidad imaginativa y creadora de los participantes.

Después de este intercambio productivo, escribimos por cinco minutos según la consigna en base al poema. La consigna fue “Escribe sobre alguna ocasión en que las palabras minuciosas de la noche te hablaron”.

Luego, invitamos a los participantes  a leer exactamente lo que habían escrito sin preocuparse de tener que producir un texto literario. Como metodología de la medicina narrativa, el comentario sobre los textos de los participantes se enfoca no sólo en el contenido sino especialmente en la forma y estilo de los textos. Tres participantes compartieron sus textos. Estos reflejaron la influencia lírica del mismo poema en el tono poético de los mismos. Unos participantes escribieron sobre noches de insomnio que solo el alba puede apaciguar y otros sobre la posibilidad de armonía y reconciliación del sueño. Todos los textos de los participantes fueron estéticamente enriquecedores.

Ahora, alentamos a los participantes que si así lo desean, escriban nuevas ideas, o otros textos en el sitio web de las sesiones en español a continuación … Pero, antes de escribir, les recordamos que el blog es un espacio público donde, por supuesto, no se garantiza la confidencialidad.

Por favor, únase a nosotros en nuestra próxima sesión en español: El sábado 4 de septiembre a las 13 hrs. o a la 1 pm EST (hora de Nueva York). También, ofrecemos sesiones en inglés. Ve a  nuestra página de sesiones grupales virtuales en vivo.

¡Gracias y hasta la próxima!


“Accidentes Nocturnos” por Ida Vitale

Palabras minuciosas, si te acuestas
te comunican sus preocupaciones.
Los árboles y el viento te argumentan
juntos, diciéndote lo irrefutable
y hasta es posible que aparezca un grillo
que en medio del desvelo de tu noche
cante para indicarte tus errores.
Si cae un aguacero, va a decirte
cosas finas, que punzan y te dejan
el alma, ay, como un alfiletero.
Sólo abrirte a la música te salva:
ella, la necesaria, te remite
un poco menos árida a la almohada,
suave delfín dispuesto a acompañarte,
lejos de agobios y reconvenciones,
entre los raros mapas de la noche.
Juega a acertar las sílabas precisas
que suenen como notas, como gloria,
que acepte ella para que te acunen,
y suplan los destrozos de los días.

Encuentros virtuales en vivo: Sábado 24 de Julio, 13:00 EST (17:00 UTC)

Asistieron 5 participantes representando a los países de Argentina, Colombia, España, Estados Unidos y Uruguay. El texto elegido fue “Sé todos los cuentos” del poeta español León Felipe. 

La discusión se centró en el significado de la palabra “cuento”. En español, la palabra “cuento” se puede entender en el sentido de narrativa y discurso social por un lado y en el sentido cultural de “embuste” o “engaño” por otro. Al principio, la mayoría de los participantes le dieron este último sentido, como si el poeta se quejara de haber sido “engañado” toda su vida con los cuentos y retórica de la sociedad. En esta interpretación, la palabra “cuentos” tenía la función de “controlar” o “reprimir una rebelión social” dijo una participante. Los participantes que hicieron esta observación se basaron en el contexto histórico en que fue escrito el poema. 

Sin embargo, otra participante nos dio una perspectiva diferente. Ella notó que para desmentir el impacto del engaño social de los “cuentos”, el poeta escribe su propia narrativa de vida donde lo más valorado es su experiencia de vida. De esta manera, el poeta afirma su experiencia subjetiva como fuente de conocimiento. Pero, paradójicamente, para establecer su  valoración subjetiva, el poeta necesita hacerlo  escribiendo su propio cuento, es decir su propia narrativa de vida: “Yo no sé muchas cosas es verdad. Digo tan sólo lo que he visto. Y he visto que …”  La nueva interpretación de esta participante nos enriqueció a todos, ya que no habíamos pensado antes que el poema estuviera construido como un cuento dentro de otro cuento, como un mandala, o como  las famosas “muñecas rusas” (en dónde una muñeca contiene a la otra),  según observó otra participante.

Después de este intercambio productivo, escribimos por cinco minutos según la consigna en base al poema. La consigna fue “Escribe sobre ese cuento o historia que tú creías o pretendías conocer.” Luego, invitamos a los participantes  a leer exactamente lo que habían escrito sin preocuparse de tener que producir un texto literario. Como metodología de la medicina narrativa, el comentario sobre los textos de los participantes se enfoca no sólo en el contenido sino especialmente en la forma y estilo de los textos. La consigna motivó a los participantes a hacer asociaciones tanto sobre sus vidas personales como sus vidas profesionales. De los textos escritos por los participantes surgieron reflexiones acerca de cómo los cuentos, en el sentido de prejuicios sociales, pueden comprometer la asistencia de salud a ciertas personas a quienes se estigmatiza por su apariencia física o su comportamiento. Finalmente los participantes reflexionaron sobre el hecho de que los textos siempre están abiertos a nuevas interpretaciones porque es imposible cubrir todas las interpretaciones. Por eso es necesario estar conscientes de que al hacer una interpretación, si bien estamos favoreciendo una idea también estamos oscureciendo otra. 

Aquí, ahora alentamos a los participantes que si así lo desean, compartan lo que escribieron a continuación. Deja tu respuesta aquí, si deseas continuar la conversación sobre el poema de León Felipe. Pero antes, les recomendamos tener en cuenta que el blog es un espacio público donde, por supuesto, no se garantiza la confidencialidad.

Por favor, únase a nosotros en nuestra próxima sesión en español: El sábado 14 de agosto a las 13 hrs. o a la 1 pm EST. También, ofrecemos sesiones en inglés. Ve a  nuestra página de sesiones grupales virtuales en vivo.

¡Esperamos verte pronto!


Sé todos los cuentos, por León Felipe

Yo no sé muchas cosas, es verdad.
Digo tan sólo lo que he visto.
Y he visto:
Que la cuna del hombre la mecen con cuentos,
que los gritos de angustia del hombre los ahogan
con cuentos,
que el llanto del hombre lo taponan con cuentos,
que los huesos del hombre los entierran con 
cuentos,
y que el miedo del hombre...
ha inventado los cuentos.
Yo no sé muchas cosas, es verdad,
pero me han dormido con todos los cuentos...
y sé todos los cuentos. 

Encuentros virtuales en vivo: Sábado 10 de JULIO, 13:00 EST (17:00 UTC)

Tuvimos una sesión muy intima y nos fue muy bien. Asistieron al grupo cinco participantes en total, representando a estados locales (incluyendo Nueva York y Nueva Jersey) y países internacionales (incluyendo España y Colombia).

Nuestro texto fue una fotografía de Andy Goldstein. Lo primero que notamos fue la ausencia de recursos que aparentemente tiene el señor en la fotografía. La persona no tiene una camisa y está descubierto. El esta en contraste de las imágenes de abajo que son muy planas. El enfoque de la fotografía es en el hombre porque él está en el centro. El color no es ni blanco ni negro ni sepia. La pared también está desnuda. Chatarra intenta en construir una barrera. ¿Será una puerta, pared, o ventana?

Se ve la pobreza, pero la pobreza tiene rostro. Alguien notó que parece que el hombre está en un piso y las mujeres en otros pisos. Como si ellas fueran las vecinas de él o algo de decoración. El hombre tiene un reloj o pulsera (algo que brilla). ¿Entonces de pronto no es tan pobre como pensábamos? La imagen tiene dignidad, como si el hombre estuviera diciendo, “Esto es lo que soy,” en contraste de lo que vemos en las redes sociales que ponemos nuestras mejores imágenes.

El mosquitero parece que enmarcara al señor. La mirada de él es de apertura. La persona también está mirando al fotógrafo y es obvio que no está incómodo. ¿Que es lo que el mira? ¿Cómo nos ve él a nosotros?

Escribir en grupo: Escribe sobre lo que ves desde la ventana.” También dimos una propuesta de alternativa, “Imagina lo que ve la gente en tu ventana.” Las respuestas fueron variadas, tanto en el tiempo narrativo, como el tema. Una participante notó que al escribir, esto le permitía pensar más y mejor sobre la foto. Al terminar de leer, los participantes leyeron en voz alta sus respectivos textos tal cual los habían escrito. Luego, cada uno compartió sus impresiones y observaciones sobre los textos de los compañeros. Así, el intercambio fue enriquecedor y ofreció diferentes puntos de vista. AQUÍ Hubo además comentarios y observaciones muy detalladas que generaron un buen intercambio. Sin duda, se hizo corto el tiempo!

Se alienta a los participantes a compartir lo que escribieron a continuación (“Deja una respuesta”) para mantener la conversación aquí. Les recomendamos tener en cuenta que el blog, por supuesto, es un espacio público donde no se garantiza la confidencialidad.

Por favor, únase a nosotros para nuestra próxima sesión en español: Sábado, 24 de julio a las 13:00 EST, con más veces listadas en inglés en nuestra página de sesiones grupales virtuales en vivo.

¡Esperamos verte pronto!



"RioIV PuertaPintada" ~ LAS SERIES: RIO CUARTO (1974), Andy Goldstein

Encuentros virtuales en vivo: Sábado 26 de Junio, 13:00 EST (17:00 UTC)

Nos reunimos 8 personas, desde Nueva York, Nueva Jersey, Florida, España, Argentina y Colombia. Trabajamos un poema escrito por una niña de 11 años, Allison Jadany, titulado La Marioneta.

Los participantes destacaron la repetición de palabras a lo largo del poema y la percepción de que la autora es invisible, nadie la ve. Se habló del personaje social que hace desaparecer a las personas reales, de la presión del mundo por ser algo determinado.

También hablamos de la idea de que la niña quiere ser autónoma porque la marioneta vive para quien la maneja. Por eso debe desaparecer para dejar de ser marioneta. Evoca la liberación de la adolescencia. La liberación del sentimiento de ser y estar controlado por otros. En el poema las dos posibilidades de escapar son magia o brujería, pero siempre esta la opción de cortar las cuerdas. ¿Que significa eso?

Se apreció mucha despersonalización en el poema. Los personajes están muy despersonalizados, son los “otros”. La marioneta solo existe en relación con los otros. Nuestras historias, nuestros dolores son nuestras cuerdas.

La propuesta de escritura fue escribir un poema o escribir sobre la marioneta. Se escribió sobre las cuerdas, sobre el otro, sobre la libertad.

Se alienta a los participantes a compartir lo que escribieron a continuación (“Deja una respuesta”), para mantener la conversación aquí, teniendo en cuenta que el blog, por supuesto, es un espacio público donde no se garantiza la confidencialidad.

Por favor, únase a nosotros para nuestra próxima sesión en español: Sábado, 10 de julio a las 13:00 EST, con más veces listadas en inglés en nuestra página de sesiones grupales virtuales en vivo.

¡Esperamos verte pronto!


LA MARIONETA
Allison Jadany, 11 años

Ella iba caminando,
pensando,
cómo sería la vida
sin estar atada a unas cuerdas.
Los árboles dicen que la vieron
otros que le hablaron
y otros que no vieron nada.
Ella pasó por un río
cuando de repente desapareció.
Unos dicen
que fue por arte de magia,
otros que fue brujería
y otros que no vieron nada.
Ella quería escapar
de las cuerdas que la ataban
y de ella sólo quedaron
las cuerdas que la ataban...

Encuentros virtuales en vivo: Sábado 5 de Junio, 13:00 EST (17:00 UTC)

Tuvimos una muy divertida sesión en español. Atendieron 9 participantes en total, representando a estados locales (incluyendo California y Nueva York y otros países (incluyendo Argentina, España, Chile, y Colombia).

Hicimos una lectura atenta del poema “Besos” de Gabriela Mistral. La complejidad del poema despertó múltiples lecturas en los participantes. Lo primero que notamos fue que el poema habla de dos tipos de besos—uno conceptual sin sujeto y el otro personal, indefinible. La dualidad de los dos besos. Mirando más a cerca al poema, una participante comentó que hay el beso bueno, el beso malo, el beso traicionero, el beso más complicado, el más turbulento, y el que no se debe de dar. En buscando el por qué del poema, alguien notó que la autora demuestra mucha agonía y despecho hacia otra persona. Al final parece como manipulación: “yo te enseñé a besar” y “sangre en mis labios”. Otra persona notó que hay mucho para analizar en el poema en tan corto tiempo. Y al final están las dos preguntas pidiéndole al otro si se recuerda. Un participante preguntó, ¿cuáles de estas experiencias he vivido yo?

La parte que causo la mayoría de conversación fue la séptima estrofa:

Judas besa a Jesús y deja impresa
en su rostro de Dios, la felonía,
mientras la Magdalena con sus besos
fortifica piadosa su agonía.

Las primeras estrofas tienen estructura parecida, pero se interrumpe cuando el poema menciona a Judas y Magdalena. A una participante le pareció esta comparación disonante. Otra persona notó que la que es piadosa es Magdalena; contraste de lo bueno y de lo malo. Aun otro participante mencionó que esta estrofa es fuera de tema, áspera. El elemento disonante del párrafo de Judas y Magdalena afectó y molestó a muchos participantes. Alguien notó que para ella era porque la traición de Jesus cuesta la vida, después lo que le pasa Judas, y la agonía de Magdalena. Aun otro participante mencionó que esta estrofa surge inesperadamente y hay que subjetivarlo. Otra persona dijo que en la opinión de ella, hay que objetivar la imagen de Jesus. Muchos estaban de acuerdo que esta estrofa marca el quiebre de la segunda parte del poema y esta fuera del tono emocional del poema. Todos estuvimos de acuerdo que la traición es la parte mas trágica que puede traer el beso.

La propuesta de escritura fue “Escribe sobre un beso”. Algunos participantes compartieron sus textos, muchos de los cuales estaban en la sombra del texto. Alguien le puso título a su escritura, “El Ultimo Beso” y hablaba del beso como, “instrumento de la muerte”. Otra persona escribió de “aquel beso [que] no valió la pena.” Uno sabe la intención de nuestro beso, pero no la intención de la otra persona. Otra participante escribió del lenguaje del amor sin palabras y de la incertidumbre del beso. Se escribió de todos los placeres y problemas que nos pueden traer los besos. Hubo además comentarios y observaciones muy detalladas que generaron un buen intercambio. ¡Sin duda, se hizo corto el tiempo!  

Se alienta a las/los participantes a compartir lo que escribieron a continuación (“Deja una respuesta”), para mantener la conversación aquí, teniendo en cuenta que el blog, por supuesto, es un espacio público donde no se garantiza la confidencialidad.

Por favor, únase a nosotros para nuestra próxima sesión en español: Sábado, 26 de junio a las 13:00 EST, con más veces listadas en inglés en nuestra página de sesiones grupales virtuales en vivo.

¡Esperamos verte pronto!


“Besos” por Gabriela Mistral 

Hay besos que pronuncian por sí solos
la sentencia de amor condenatoria,
hay besos que se dan con la mirada
hay besos que se dan con la memoria.

Hay besos silenciosos, besos nobles
hay besos enigmáticos, sinceros
hay besos que se dan sólo las almas
hay besos por prohibidos, verdaderos.

Hay besos que calcinan y que hieren,
hay besos que arrebatan los sentidos,
hay besos misteriosos que han dejado
mil sueños errantes y perdidos.

Hay besos problemáticos que encierran
una clave que nadie ha descifrado,
hay besos que engendran la tragedia
cuantas rosas en broche han deshojado.

Hay besos perfumados, besos tibios
que palpitan en íntimos anhelos,
hay besos que en los labios dejan huellas
como un campo de sol entre dos hielos.

Hay besos que parecen azucenas
por sublimes, ingenuos y por puros,
hay besos traicioneros y cobardes,
hay besos maldecidos y perjuros.


Judas besa a Jesús y deja impresa
en su rostro de Dios, la felonía,
mientras la Magdalena con sus besos
fortifica piadosa su agonía.

Desde entonces en los besos palpita
el amor, la traición y los dolores,
en las bodas humanas se parecen
a la brisa que juega con las flores.

Hay besos que producen desvaríos
de amorosa pasión ardiente y loca,
tú los conoces bien son besos míos
inventados por mí, para tu boca.

Besos de llama que en rastro impreso
llevan los surcos de un amor vedado,
besos de tempestad, salvajes besos
que solo nuestros labios han probado.

¿Te acuerdas del primero...? Indefinible;
cubrió tu faz de cárdenos sonrojos
y en los espasmos de emoción terrible,
llenáronse de lágrimas tus ojos.

¿Te acuerdas que una tarde en loco exceso
te vi celoso imaginando agravios,
te suspendí en mis brazos... vibró un beso,
y qué viste después...? Sangre en mis labios.

Yo te enseñé a besar: los besos fríos
son de impasible corazón de roca,
yo te enseñé a besar con besos míos
inventados por mí, para tu boca.


Encuentros virtuales en vivo: Sábado 15 de Mayo, 13:00 EST (17:00 UTC)

Leímos un fragmento de Arrugas by Paco Roca.

“Escribe sobre un momento en el que la realidad fue diferente.”

Se alienta a las/los participantes a compartir lo que escribieron a continuación (“Deja una respuesta”), para mantener la conversación aquí, teniendo en cuenta que el blog, por supuesto, es un espacio público donde no se garantiza la confidencialidad.

Por favor, únase a nosotros para nuestra próxima sesión en español: a definir, con más veces listadas en inglés en nuestra página de sesiones grupales virtuales en vivo.

¡Esperamos verte pronto!



Encuentros virtuales en vivo: Sábado 17 de ABRIL, 13:00 EST (17:00 UTC)

Nos reunimos 17 personas, desde Chile, Grecia, España, Nueva York y Nueva Jersey. Leímos el poema En un paréntesis, escrito por Diego Medina Poveda y publicado en el libro Sonetos para el fin del mundo conocido (2021, Esdrújula Ediciones).

El poema despertó muchas emociones diferentes: hizo pensar en la muerte, en lo oculto, en la indeterminación del tiempo. El paréntesis es el tiempo que se para. Nos hizo pensar en este tiempo de pandemia, en el coronavirus, en la obligación de permanecer en casa. Se habló del modo en que desaparecen las personas que se convierten en cifras de estadísticas, en la invisibilidad de las almas, convertidas en decimales, insignificantes. Hablamos del paso del tiempo, de la eternidad de las cosas pequeñas. También se habló del modo en que el poema utiliza palabras que nos recuerdan a los hospitales.

Se mencionaron los diferentes significados que el poema hubiera tenido antes de la pandemia, en comparación con el momento actual y en la multitud de contrastes que incluye, lo suave y lo duro, lo concreto y lo infinito. El uso de las palabras abstractas para hablar de lo concreto, la muerte encerrada en el marco del amor, la eternidad.

Para el ejercicio de escritura propusimos como título: “Escribe acerca de un paréntesis”. El paréntesis apareció como escape, pero también como lugar de vida, como alivio. El paréntesis como vida pero que no permite escapar y también como lugar que se diluye.

Disfrutamos de un momento compartido, muy enriquecedor, un paréntesis en el flujo de nuestras vidas, en el que el tiempo se hizo corto y no todos los que lo desearon pudieron participar.

Se alienta a las/los participantes a compartir lo que escribieron a continuación (“Deja una respuesta”), para mantener la conversación aquí, teniendo en cuenta que el blog, por supuesto, es un espacio público donde no se garantiza la confidencialidad.

Por favor, únase a nosotros para nuestra próxima sesión en español: Sábado, 15 de mayo a las 13:00 EDT (17:00 UTC) (inscríbete aqui), con más veces listadas en inglés en nuestra página de sesiones grupales virtuales en vivo.

¡Esperamos verte pronto!


Nuestros textos fueron En un paréntesis (A Ángela P. Méndez)

En una eternidad
de 27 metros cuadrados
transita nuestro amor por el espacio.

Se esboza con aliento en las ventanas 
un silencio de muerte, una aséptica 
melodía del tacto y de las pieles.
Y aunque hace frío
guardamos la esperanza en la nevera.

El tiempo pasa cada quince días.
El eco se retuerce en los balcones.
La noche llega muda —no se la oye—
sigilosa ensombrece nuestros ojos
con una herida exangüe,
con una fúnebre aritmética 
		del fracaso.

El cuerpo es una cifra
(afuera —asómate— no hay ni un alma), 
el alma solo existe
en una absurda sucesión
		de decimales.

Orbita nuestro amor en un paréntesis (…)
Alguien ha escrito el signo de esta historia 
con puntos suspensivos.

Encuentros virtuales en vivo: Sábado 27 de marzo, 13:00 EST (17:00 UTC)

Tuvimos una muy divertida sesión en español. Atendieron 7 participantes en total, representando a estados locales (incluyendo California, Michigan, Nueva Jersey, Nueva York,) y otros países (incluyendo Argentina y España).

Hicimos una lectura atenta de una fotografía con el título, “La casa que sangra (autorretrato con mi hija y la presencia de un ahorcado) Guerrero, Mexico, 2013.” La complexidad de la fotografía despertó múltiples lecturas en los participantes. Lo primero que notamos fue la sombra y que todos vimos diferentes imágenes en la sombra: una niña parada en los hombros de su padre, una niña ahorcada, un padre pidiendo socorro. De la imagen en sí, hablamos de la obvia pobreza en la casa—las paredes y techo ruinosas. A pesar de eso y que el padre no tiene camisa, la niña tiene un vestido bonito y medias y zapatos a juego demostrando el cariño que el padre le tiene a su hija. Esto también se nota en el modo que ellos se miran a la cara con tanta ternura y devoción. Notamos tres niveles en la fotografía: la imagen, la sombra, y las metáforas y implicaciones que le imponemos. Hay diferentes cuentos en la sombra, pero una obvia narrativa en la foto.

Los participantes no sabían el titulo de la foto, y cuando lo compartimos abrió aun mas la conversación. Muchos participantes sintieron que el titulo hace la foto aún más oscura. Cuando se hizo la pregunta de qué otros títulos podían tener la fotografía, estas fueron unas sugerencias: “dos vidas,” “la esperanza contra la injusticia económica,” y “el dolor oculto.”

También observamos la semejanza roja en la pared y que tenía la forma del vestido. ¿Que es el significado de la mancha? ¿Será esta la sangre que es mencionada en el titulo?

La propuesta de escritura fue “Escribe acerca de una sombra.” Algunos participantes compartieron sus textos que hablaban de ver la sombra por primera vez. Otros escribieron sobre la sombra como extensión de si mismo y otros compararon una afirmación con el posible significado de la sombra, como una yuxtaposición.

Se alienta a las/los participantes a compartir lo que escribieron a continuación (“Deja una respuesta”), para mantener la conversación aquí, teniendo en cuenta que el blog, por supuesto, es un espacio público donde no se garantiza la confidencialidad.

Por favor, únase a nosotros para nuestra próxima sesión en español: Sábado, 17 de abril a las 13:00 EDT (17:00 UTC) (inscríbete aqui), con más veces listadas en inglés en nuestra página de sesiones grupales virtuales en vivo.

¡Esperamos verte pronto!


Photograph by Yael Martínez V , Mexico  | www.yaelmartinez.com


Encuentros virtuales en vivo: Sábado 6 de marzo, 13:00 EST

¡Gracias a todos los que nos acompañaron en esta sesión! Tuvimos participantes desde Argentina, Colombia, España, y varias partes de los EE. UU.

Nuestro texto fue EL NIÑO AL QUE SE LE MURIÓ EL AMIGO de Ana María Matute. Dos lectoras leyeron el cuento en voz alta. Inmediatamente la conversación se enfocó en lo que ocurre cuando un niño tiene que enfrentar la muerte, sobre todo cuando su madre no tiene ternura en darle la noticia de la muerte de su amigo. La autora repite los juguetes y objetos con cual juega el niño. ¿Cuál es el significado de los objetos? La autora usó símbolos para demostrar la transición por la que tiene que pasar el chico; el cambio que pasa cuando los niños aprenden de la muerte. La madre ordena al chico que olvide a su amigo y entre a cenar, pero el niño no cruza el marco de la puerta. En lugar de eso, se va a buscar a su amigo llevando los objetos con los que jugaban, pero su amigo no aparece. El niño bota los juguetes, incluyendo el reloj que ya no funciona. Una participante notó que el reloj que se detuvo significa la muerte. Y cuando el niño regresa a la casa con hambre y sed, esto representa la vida. La madre declara que el niño ha crecido mucho y necesita un traje de hombre. La transición está completa. El texto provocó múltiples interpretaciones, vivimos las diferentes perspectivas que nos aportó.

Para la escritura escogimos “Escribe sobre una puerta.Varias participantes compartieron sus escritos, inspirando una rica variedad de respuestas de los oyentes. Como es común, los textos fueron escritos “a la sombra del texto original,” pero muy curiosamente, también tenían como tema la muerte. Una declaraba que hay que tomar la decisión de estar en un lado o el otro de la puerta, pero no quedarse en el marco. Otra exploraba la yuxtaposición de aspectos de la vida; señalando la línea delgada entre la vida y la muerte. Este tema se siguió en los otros escritos, incluyendo la posibilidad de ver o hablar con Dios.

Se alienta a las/los participantes a compartir lo que escribieron a continuación (“Deja una respuesta”), para mantener la conversación aquí, teniendo en cuenta que el blog, por supuesto, es un espacio público donde no se garantiza la confidencialidad.

Por favor, únase a nosotros para nuestra próxima sesión en español, sábado, 27 de marzo 2021 a las 13:00 (inscríbete aqui), con otras sesiones adicionales en otros idiomas (inglés, italiano, griego y polaco) en nuestra página de sesiones grupales virtuales en vivo.

¡Esperamos verte pronto!


EL NIÑO AL QUE SE LE MURIÓ EL AMIGO

Ana María Matute (España, 1926-2014)

Una mañana se levantó y fue a buscar al amigo, al otro lado de la valla. Pero el amigo no estaba, y, cuando volvió, le dijo la madre: “el amigo se murió. Niño, no pienses más en él y busca otros para jugar”. El niño se sentó en el qui­cio de la puerta, con la cara entre las manos y los codos en las rodillas. “Él volverá”, pensó. Porque no podía ser que allí estuviesen las canicas, el camión y la pistola de hoja­lata, y el reloj aquel que ya no andaba, y el amigo no vi­niese a buscarlos. Vino la noche, con una estrella muy grande, y el niño no quería entrar a cenar. “Entra, niño, que llega el frío”, dijo la madre. Pero, en lugar de entrar, el niño se levantó del quicio y se fue en busca del amigo, con las canicas, el camión, la pistola de hojalata y el reloj que no andaba. Al llegar a la cerca, la voz del amigo no le llamó, ni le oyó en el árbol, ni en el pozo. Pasó buscándole toda la noche. Y fue una larga noche casi blanca, que le llenó de polvo el traje y los zapatos. Cuando llegó el sol, el niño, que tenía sueño y sed, estiró los brazos, y pensó: “qué tontos y pequeños son esos juguetes. Y ese reloj que no anda, no sirve para nada”. Lo tiró todo al pozo, y volvió a la casa, con mucha hambre. La madre le abrió la puerta, y le dijo: “cuánto ha crecido este niño, Dios mío, cuánto ha crecido”. Y le compró un traje de hombre, porque el que llevaba le venía muy corto.